Buenaventura's

CONEJOS MASCOTA CON CALIDAD EXPOSICIÓN

Se encuentra usted aquí

Inicio

Nuestras razas

Mini Rex

Es una raza de conejo enano, con orejas verticales, porte elegante, cuartos traseros redondeados, patas delanteras cortas y rectas, que procede de la raza Rex de mismo aspecto, pero de tamaño más grande.

Su carácter es dócil y tranquilo, con un instinto maternal muy acentuado (las hembras son muy buenas madres).

La principal característica de esta raza, es su pelo, anormalmente más corto y denso. Pasando la mano a contrapelo, debe quedar vertical y no volver a la posición horizontal. Sin rizos ni zonas con calvas. Uñas y ojos acorde con el color del manto.

En los gazapos el pelo se presenta desigual y lanoso, para cambiar en la edad adulta, aproximadamente a los ocho meses de edad.

En los Mini Rex gazapos se observan los bigotes ondulados, a los adultos en la mayoría de los casos se les rompen, quedando bastante cortos y pareciendo en muchas ocasiones inexistentes.

Los colores del manto del Mini Rex, son muy intensos debido a que la cantidad de gránulos de pigmento que se producen para un pelo corto y para uno largo es la misma. Los pigmentos del color quedan concentrados en la corta superficie, que posee el pelo Rex y no se distribuyen dispersos como ocurre en las razas de pelo largo.

El pelo del Mini Rex, no necesita de excesivos cuidados, solo tener la precaución de no cepillarlo, es mejor pasar un paño húmedo bien escurrido o simplemente nuestras manos, para retirar los pelos muertos y pequeñas partículas que pudieran haber en la superficie. El exceso de sol directo sobre su pelo, también puede dañarlo. Evitar a esta raza ambientes de mucho calor, por su densa capa.

Las almohadillas de sus pies, sí son delicadas por la falta de pelo y hay que proporcionarle camas mullidas, para evitar las llagas que puede ocasionarle el apoyo en un suelo duro. Evitar el sobrepeso, les ayuda también en esto.

El pelo Rex es causado por un gen recesivo "r" (se necesita de dos copias de este gen "rr", para que se manifieste). Un conejo de pelo normal R dominante, puede portar pelo de Rex "Rr".

Este gen, actúa disminuyendo en cantidad y acortando el largo de la capa superficial de pelos, por la degeneración de los folículos pilosos, dejando ver así la subcapa que es densa, corta y mullida, con aspecto de terciopelo.

El mini Rex, lleva el gen del enanismo, a pesar de ser una raza de tamaño medio.

El conejo Rex surge en Francia (1919) en la región Pays de Loire, cuando un campesino encuentra una camada de conejo silvestre, donde uno de los gazapos (macho), aparece casi sin pelo. Lo lleva al padre Abbe Gillet, un sacerdote local aficionado a la cría de conejos. Casualmente al padre Abbe le aparece otro conejo de las mismas características (qué para colmo es hembra), en una de sus camadas. Ya no vuelve a darse una coincidencia semejante, es como si la raza estuviera predestinada a surgir y precisamente allí.
El padre Abbe sospechando que podría tratarse de un gen mutante empareja a los dos conejos, para descubrir su verdadero potencial. Este cruce dará una camada de gazapos con pelo corto y lanoso, que cambiarán en la edad adulta, para dar paso al precioso pelo aterciopelado.

Se encontró con dificultades debido a la endogamia, ya que continuó con los cruces entre hermanos y padres, para mejorar las características del pelo.

En 1924, ya tenia conejos con buen pelo Rex y los mostró en el Salón internacional de París. Tuvieron mucho éxito y se difundieron con rapidez, pagando por ellos costes elevados.
Un juez y criador estadounidense John C. Fehr, compró algunos Rex y los introdujo en EE.UU.

Los primeros conejos Rex eran de color castor (agouti), el color silvestre. Fue en 1925, cuando aparecieron colores gracias al trabajo del profesor E. Kohler de Alsacia. Estos Rex se exportaron a Inglaterra a precios desorbitados.

En sus comienzos eran conejos desgarbados y feos (se comparaban con un canguro), el pelo aterciopelado era atractivo suficiente.
Se cruzaron con el Holandés Enano en Europa, para mejorar su tipo.

Fue Mónica Berry Hill de Texas, la que sienta las bases de los Mini Rex que poseemos en la actualidad. En 1984, obtuvo un conejo Rex enano de Europa, que cruzó con una coneja Rex de color lynx de menor tamaño aun que el macho, obteniendo una camada de siete Mini Rex. Las hembras de esta camada las cruzó con el padre.

En 1988, se reconoce la raza en EE.UU., siendo desde entonces, una de las razas de conejo enano, más extendida en este país.

Hay unas diecisiete variedades de color reconocidas por ARBA y otras que están surgiendo, gracias al trabajo de los criadores.